Contenedores de obra

Los contenedores de obra que cumplen las normas ISO, son elementos prefabricados, robustos, compactos, de paredes de acero, provistos de suelo de madera, que resisten los cambios de temperatura y las agresiones meteorológicas. Su uso, aparte del transporte, se ha extendido y ,hoy, se presentan como una solución arquitectónica.

Su uso habitacional, aunque no es una idea nueva, en los países menos desarrollados se ha implementado muy lentamente. El concepto inicial ha evolucionado y actualmente se utilizan los contenedores para instalar oficinas, especialmente, aprovechan sus ventajas las grandes empresas, entre las que destacan las constructoras, las petroleras y las empresas del mundo de la comunicación. Sin embargo, a la hora de tomar la decisión de instalar una oficina en un contenedor, no podemos esperar grandes sorpresas, ya que su diseño y los materiales utilizados para su construcción han sido concebidos para su movilidad constante. Su estética, por lo tanto, es limitada y su coste, resulta bastante elevado, respecto a otras estructuras.

A pesar de sus limitaciones, aprovechando la experiencia, de los pioneros que utilizaron estas estructuras como solución alternativa, y la base que aporta la construcción tradicional, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que hoy pueden lograrse diseños que dan muy buenas soluciones de habitación, para oficinas, para escuelas, para locales comerciales, para centros culturales y también para la industria. De sus características destacamos: la seguridad, la versatilidad y la viabilidad, que, en muchas ocasiones, supone incluso mayores ventajas que la construcción tradicional. Así mismo, es importante señalar que su instalación y uso conducen a que se reduzca significativamente el impacto ambiental, a un ahorro de materiales y de tiempo.

Oficinas Prefabricadas Barcelona

Los contenedores se utilizan en el transporte marítimo como herramientas para la carga. Tienen una vida útil para realizar éste propósito, y su utilidad puede verse limitada, por las averías que los inhabilitan para cumplir su función. Sin embargo, aunque pierdan su capacidad de carga, son estructuras perfectamente habitables y funcionales, dotadas de todo lo necesario para llevar a cabo las adecuaciones necesarias para ello. Con la ventaja añadida de saber que la estructura de un contenedor tiene unas propiedades de resistencia excepcionales.

En la actualidad, la instalación de oficinas en contenedores está experimentando un interesante desarrollo y cada día, se está consolidando y haciendo patente su gran potencial para generar soluciones constructivas polivalentes y de bajo costo. Son estructuras firmes, duraderas y suponen un reto para los arquitectos que buscan ampliar las soluciones e interpretaciones estéticas.

En el momento actual, ya son muchos los arquitectos que han asumido y afrontan su responsabilidad ecológica como una cuestión de principios. La utilización de los contenedores no es una cuestión de moda, se busca reducir los gastos energéticos y en materiales, para lograr el ahorro y la sostenibilidad. Se hace evidente que es factible la reutilización de los elementos de transporte marítimos, descartados para su uso, con el reciclaje integral de uno de los elementos eminentemente representativo de la era industrial: el contenedor.