El camping es el sector turístico que más ha evolucionado en los últimos años y la demanda de Bungalows en los campings es un signo inequívoco. Si bien es cierto que el sector ha estado dormido durante cierto tiempo, ahora se ve obligado a no perder una posición importante dentro de las opciones vacacionales.


Para continuar en esta lucha de pernoctaciones es necesario mantener una gestión basada en las tendencias que demanda el mismo sector. Algunas tendencias basadas tanto en las prioridades como en las necesidades de los turistas marcadas por la constante evolución de nuestra sociedad.

Diseño de Bungalows de Playa

Todos queremos unas vacaciones diferentes, lo que significa una experiencia diferente. Todos queremos llevarnos a casa una bolsa llena de experiencias que podamos contar y recordar.

Por este motivo, el gestor del camping debe aplicar acciones a medio y largo plazo para proporcionar al cliente estas experiencias que le ayudarán, sin duda, a fidelizarlo. Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de planificar acciones de promoción o de diseñar un programa de inversiones?

Modelos de Bungalows rústicos y modernos

Aquí presentamos 10 tendencias a tener en cuenta:

  1. El número de campistas de más edad ha crecido significativamente. Sus necesidades son diferentes. Su poder adquisitivo también. La tendencia en el tipo de alojamiento ha variado a favor de los bungalows. Buscan una mayor comodidad. Siguen con la necesidad de acampar, pero con las comodidades de los nuevos tiempos.
  2. El camping ha abierto las puertas a un tipo de cliente más exigente. Un cliente que hasta hace poco no conocía el sector e incluso hablaba de él sin tener ninguna referencia. Este nuevo tipo de público se alojará en bungalows por sus beneficios. Necesita espacios abiertos, amplios, bien delimitados y muy cómodos. El precio es importante, pero prefieren gastar más y tener más y mejores servicios.
  3. El nivel educativo del campista ha mejorado en los últimos años. El 62,4% de todos los campistas tienen un nivel de educación medio o superior. Hecho que origina un posible cambio de hábitos en el día a día del camping.
  4. Tenemos un cliente potencial con una «sólida posición financiera». Clientes con mayor poder adquisitivo. Debemos revisar las actividades y servicios para poder ofrecerles diferentes experiencias. Seguramente no tienen que ser mejores, pero debemos presentarlos en un formato de venta diferente, diferenciado y adaptado a sus necesidades.
  5. El 67,7% de los campistas toman vacaciones una o dos veces al año. El 24% lo hace 3 o más veces al año.
  6. Las estancias de vacaciones se han acortado. Si hace unos años era muy común que una familia pasara los meses de verano en una parcela. Hoy en día es raro que esto suceda. El nuevo público tiende a combinar sus vacaciones con otros destinos y formatos de alojamiento. A estos hechos hay que añadir la plena integración de las familias en la vida laboral y la dificultad que ello supone a la hora de coordinar los días de vacaciones. Debemos adaptar los servicios, las actividades, los turnos y las instalaciones a unas vacaciones más pequeñas.
  7. En 2018, el 60% de las reservas turísticas de los ciudadanos del territorio nacional hacían a través de un Smart Phone. Sólo con esta cifra podremos hacernos conscientes de la importancia de las nuevas tecnologías y que España sigue la misma tendencia.
  8. El cliente que escoge bungalows ha evolucionado exigiendo más y mejores servicios. No tienen suficiente de los servicios de toda una vida. Sus necesidades se han ampliado hasta el punto de compararlas con las que normalmente tienen en su entorno. Los campings deben tener todos sus servicios abiertos desde el primer hasta el último día. Seguramente no será necesario tener animación todos los días en la temporada media, pero es importante ser capaz de proporcionar este valor añadido.
  9. Una de las principales tendencias en nuestro sector es el tipo de alojamiento. El cliente prefiere los bungalows a las mobilhomes y los alojamientos de diseño a los más habituales. Esta tendencia favorece mucho el acampar debido a la mayor rentabilidad de estos en comparación con los anteriores. Es importante tener claro que no todos estos alojamientos están diseñados para el mismo tipo de cliente o todos los campings pueden y deben tenerlos, ya sea por ubicación, estacionalidad o demanda. Cada camping debe ofrecer el tipo de alojamiento que mejor se adapte a las necesidades de sus clientes.
  10. La última tendencia a la que queremos referirnos y no menos importante, es la necesidad de proporcionar al cliente algo más que sol, playa, montaña, ríos, tranquilidad o un precio asequible. El campista de hoy necesita llevar a casa una bolsa llena de experiencias y emociones para explicar y tener en cuenta hasta las próximas vacaciones. No estamos vendiendo servicios. Necesitamos ofrecer experiencias que generen emociones y recuerdos. Esto nos ayudará enormemente a fidelizar a nuestros clientes.

Aquí es donde entra en juego la especialización de los campings. Debemos saber escuchar, comprender, analizar y proponer acciones con este valor añadido. Acciones relacionadas con nuestro entorno, nuestra experiencia, nuestra historia.

Cada camping debe ofrecer servicios diferenciados que aporten valor añadido. Acciones y características muy marcadas del área, su personal, el diseño de sus edificios, el tipo de gestión. Servicios y acciones que, además de la fidelidad al cliente, nos sirven de reclamo para el nuevo. Esta es la tendencia del sector. Si no diferenciamos, seremos uno más.
Debemos aprovechar las sinergias, escuchar al cliente, encontrar lo que más le gusta y lo que le hace decidir. El turista no se mueve sólo por el sol, la playa o la montaña. El turista de hoy quiere experiencias y emociones.
Es cierto que no es una tarea fácil. Requiere tiempo, programación, previsión, diseño de acciones, análisis de resultados e inversiones. Pero también es cierto que el sector del camping y sus clientes están preparados para asumir este reto obligatorio.

Te puede interesar: