Los laboratorios modulares ofrecen las mismas características que los laboratorios tradicionales además de múltiples ventajas.

Los laboratorios prefabricados o salas blancas son estructuras flexibles y económicas, que ofrecen versatilidad, seguridad e higiene para todo tipo de uso científico. 

 

laboratorio modular

 

Su nivel de seguridad es máximo y su higiene totalmente fiable, es por ello que se utilizan en una amplia gama de aplicaciones, tanto en hospitales, universidades como en instalaciones de ensayo.

Con sistemas de filtración de aire y control climático de última generación, los laboratorios modulares se construyen y equipan con los materiales más avanzados para poder adaptarse a cualquier necesidad.

Flexibilidad a medida

El mundo sanitario necesita a diario y en tiempo récord crear salas blancas para acciones comunitarias de atención médica. 

Pueden ser construcciones efímeras para prestaciones puntuales de pocas horas, días o semanas que necesiten moverse constantemente de un sitio a otro para investigaciones médicas y ensayos.

O construcciones fijas como refuerzo de larga duración para estructuras sanitarias y científicas existentes. A menudo, éstas quedan obsoletas por falta de espacio, por su estado deficiente o bien por necesidades que surgen día a día. 

Se deben habilitar espacios separados dentro mismo de los edificios, zonas de espera para pacientes, analíticas, nuevas salas blancas adaptadas a una investigación concreta o blindar espacios para pruebas médicas que requieren aislamiento por contaminación química.

También son una alternativa excelente para construir hospitales de campaña y atender situaciones de emergencia cuando las instalaciones sanitarias no pueden absorber exceso de pacientes en momentos extraordinarios.

¿ Cuáles son las ventajas de los laboratorios móviles?

A continuación, mencionamos las más relevantes:

  • Rapidez de construcción y entrega, al ser módulos llegan desde fábrica a su destino preparados para que su ensamblaje y acabado sea veloz y sencillo. Además, el tiempo de construcción es considerablemente menor que el de un laboratorio tradicional.
  • Garantía de salubridad, tanto los materiales usados como el cuidado en el proceso de fabricación se realiza con sistemas avanzados de seguridad, blindando en todo momento la futura protección de contenidos.
  • Opciones ilimitadas de diseño y planos, válidos para cubrir necesidades específicas. Sean de tamaño pequeño o de grandes dimensiones se pueden adecuar para que encajen en cualquier espacio, dentro de una estructura existente o en cualquier tipo de terreno exterior.
  • Confort, básico tanto para el bienestar como para la productividad de las personas que deben trabajar en su interior. La organización de los espacios y el mobiliario interior se adecúan para una mayor funcionalidad, incluso sin olvidar la estética, si es necesario.   
  • Control climático, la ventilación y un entorno controlado es fundamental por los materiales que se tratan, por lo que tienen sistemas de filtración de aire y gestión de temperatura y humedad de última generación.
  • Cero riesgo de contaminación, al estar construidos con diversos materiales resistentes al agua y al moho, son también incombustibles, con interiores y exteriores a prueba de explosiones e impactos eliminando cualquier riesgo de manera efectiva.
  • Limpieza y mantenimiento, las construcciones modulares sanitarias son estructuras sencillas de limpiar, reduciendo tiempo y mano de obra necesarios.
  • Sostenibilidad, se pueden usar materiales de construcción reutilizables o reciclados evitando usar siempre materiales de nuevo uso.
  • Control de costes, la agilidad de construcción y la adaptabilidad ajustada a las necesidades concretas de las nuevas salas permiten economizar los costes de producción.
  • Movilidad, pueden transportarse y enviarse a lugares de investigación itinerantes o integrarse en una instalación de laboratorio existente para mejorar las capacidades permanentes o temporales.

Las aplicaciones de los Laboratorios modulares

Todo cambia a gran velocidad y las necesidades de nueva construcción y usos también.

Como sabemos, en el mundo sanitario y científico la necesidad de nuevos tipos de experimentos comportan la necesidad de nuevas instalaciones de investigación y equipos de laboratorios, lo que obliga a que los cambios tengan que ser ágiles.

Configurar nuevos espacios para acomodar estos nuevos experimentos de investigación, resulta a menudo complicado, por eso mismo la versatilidad y las múltiples aplicaciones de los laboratorios modulares tanto permanentes como reubicables cubren a la perfección las necesidades específicas de por ejemplo:

  • Universidades
  • Hospitales
  • Instalaciones de ensayo
  • Investigación médica
  • Pruebas medioambientales
  • Industria farmacéutica
  • Biotecnología.

También son una gran solución para los laboratorios secos, centrados en la tecnología de vanguardia aplicada a la creación y prueba de aparatos para la ciencia y medicina, y por supuesto, recomendables para todo tipo de laboratorios húmedos, en los que se pueden analizar y probar fármacos, productos químicos y otros tipos de material biológico utilizando diversos líquidos que tienen altas exigencias de seguridad.

Por tanto, necesitan sistemas precisos pero flexibles de ventilación, de fontanería y de electricidad. Los gases canalizados y la conectividad tecnológica adaptable que se diseñan para cumplir estos requisitos estrictos favorecen su viabilidad.  

En definitiva, las salas sanitarias modulares facilitan la vida al sector científico y sanitario por sus infinitas posibilidades. En un momento en el que las necesidades cambian a gran velocidad y los recursos económicos escasean, dotar a la ciencia e investigación de laboratorios móviles adaptables es de gran valor añadido.